Por Juan Carlos Villalonga

Se presentó el informe “Climate Change 2021: The Physical Science Basis” del Working Group I del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) que forma parte de la Sexto Informe de Análisis (AR6). Comparto aquí algunas consideraciones al respecto:

1

En cualquier conjunto de escenarios, y bajo cualquier hipótesis de futuras emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), llegaremos un aumento de la temperatura global de 1,5°C para el año 2040. Esto quiere decir que el límite inferior del Acuerdo de París se alcanzará indefectiblemnete, y sólo podremos intentar limitar en cuánto lo excederemos.

2

Uno de los parámetros clave que se revisa en todo nuevo reporte del IPCC es el denominada “Carbon Budget” porque permite definir las trayectorias de emisión posibles para cumplir con el objetivo climático:

a) Para no superar los 2°C con un 67% de probabilidad nos quedan disponibles 1.150 GtCO2 (gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente).

b) Para no superar el 1,5°C solo quedan 400 GtCO2.

El Carbon Budget del 6th Assesment Report (AR6 2021) es ahora más holgado que el estimando en el AR5 (2014). Podemos estimar que al ritmo actual de emisiones, este presupuesto se agota:

a) Para alcanzar 1,5°C en aroximadamente 10 años

b) Para alcanzar los 2°C en aproximadamente 27 años.

A efectos de comparar el Carbon Budget, estos eran los números en el AR5:

Podemos decir que estos no son valores disruptivos, ya que se conocían desde 2018, pero ahora tienen el valor de ser datos consolidados al ser publicados en el AR6. En general, lo que se ve es el incremento de la urgencia por el hecho de que la ventana de tiempo para actuar se angosta cada vez más.

Este grafico muestra lo anterior. El Carbon Budget estimado por el AR6 es casi similar al estimado en 2018 en el SR15 (Special Report 1,5°C). No hay novedad aquí. Sólo nos queda menos tiempo.

3

Una métrica importante para estimar el comportamiento climático es el equilibrium climate sensitivity. Esto es cuánto sube la temperatura cuando se duplica la presencia de CO2 en la atmósfera. La sensibilidad climática no cambia en el AR6 pero es ahora un número más preciso.

En líneas generales, el AR6 muestra que la ciencia climática se hace cada vez más robusta y precisa. Se ratifican sus parámetros básicos y, por lo tanto, sus proyecciones. Es una buena noticia porque no hay lugar para las dudas ni para el negacionismo.

4

Por último, algo que no debe pasar desapercibido, los dos escenarios analizados en el AR6 que no superan el 1,5°C de aumento en la temperatura global, el SSP1-1.9 y el SSP1-2.6), requieren una cantidad enorme de emisiones negativas (naturales y tecnológicas). Esto significa que debemos avanzar hacia la neutralidad de emisiones de forma urgente, sin más demoras. Esas emisiones negativas hoy sólo existen en el papel.